Servicios

Servicios

Servicios Chloit

Servicio de Riego automático por aspersión o difusión:

Riego eficiente del césped bien diseñado y planificado. Regar con una manguera o unos aspersores puestos al azar lo único que garantiza es que se gaste más agua de la necesaria con un resultado poco satisfactorio.

¿Cuánta agua necesita el césped?

Por lo general suele necesitar unos 10-12 litros/m² al día en la época más calurosa del año. A medida que nos desplazamos hacia zonas más húmedas cantábrica estas necesidades disminuyen un 30-40%; si es una zona seca pueden aumentar hasta un 50%.

¿Cuánto hay que regar?

Según el mes del año, el riego se podría planificar de esta forma:

Período primaveral: Cuando las horas de luz se alargan y las temperaturas empiezan a subir, lo recomendable es un riego cada dos días de unos 5-6 litros/ m² (5-7 minutos).

Período estival: Los veranos cada vez más largos y calurosos ponen a prueba la resistencia de la hierba. El césped debería recibir dos riegos diarios de un mínimo de 10 minutos cada uno, con la mitad de la dosis cada riego, por la noche y al amanecer. Al llegar a la época más caliente del verano, la hierba comienza a estar agotada, por lo cual la recomendación es que esos 10-12 litros/m² totales se espacien en forma de cuatro riegos diarios más cortos para que la humedad se reparta a lo largo de todo del día. Así se utilizará la misma cantidad de agua pero de forma más eficiente. Un horario orientativo de riego podría ser: a las 9 de la noche, 1 de la madrugada, 5 de la mañana, 9 de la mañana.

Período otoñal: Aunque los otoños son cada vez más calurosos, los días son más cortos y disminuyen las horas de luz. Lo indicado es un riego diario de 5-6 litros/m² (5-7 minutos) y un riego cada dos días en octubre.

Período invernal: En esta época del año, el césped entra en parada vegetativa y se suele poner amarillento, incluso marrón. Aunque se pueda pensar que tiene este aspecto seco por falta de agua, la verdadera causa es el ciclo en el que se encuentra. Por lo tanto, regarlo es dilapidar agua y dinero.

Todos los tiempos aquí expresados son orientativos. En cada caso nuestros expertos debemos adaptarlos a la demanda de la mezcla de césped en concreto, la ubicación de la pradera y las variaciones del clima.

Ver productos